.
 
.
 
 
 
     
 
Asociación 50 a 60 - Asociación Civil
Personería Jurídica Res. 573/07 I.G.J.

 

Consultas rápidas. Preguntas frecuentes.


 

 


Nuestros objetivos

Actividades

Reclamo judicial            fallo Badaro

  Bs.As. : Comuna
              por Comuna
Provincia
           por provincia

Asesórese:  los 
        medios
opinan


Cómo participar

De interés general
 Mapa del sitio
Contra la pornografía infantil
Temperatura en Buenos Aires
El Tiempo Buenos Aires Aerod.

       Búsqueda de temas en este sitio:

Para informarse sobre cómo ser
DELEGADO nuestro, haga clic aquí.
Para informarse sobre cómo ser
VOLUNTARIO nuestro, haga clic aquí.

 

 

Agustín tiene 48 años

Vive en Almagro, con su esposa y sus hijos varones de 16 y 12 años. Agustín es contador público nacional. Es decir, un egresado universitario de la UBA.

Cuando se recibió a los 26 años, comenzó a trabajar en un estudio contable, donde rápidamente adquirió experiencia. A los 31 fue nombrado en el departamento de contaduría de una prestigiosa empresa multinacional alimenticia, como segundo en la escala de responsabilidades.

Para él y su esposa era todo un acontecimiento que celebraron con grandes esperanzas. Estar "apadrinado" por una gran empresa, disponer de un sueldo excelente para ese nivel laboral y con un camino por delante lleno de posibilidades de crecimiento.

Sin embargo, a Agustín a los 46 años lo despidieron. Le explicaron que había una nueva política de empleos en la empresa, y que apuntaban a jóvenes recién recibidos.

Su inmaculado legajo, su meritoria trayectoria, su bagaje de experiencia, no interesaron. Claro, lo indemnizaron razonablemente, pero nada grandioso.

En estos dos años que transcurrieron, Agustín consiguió tres "changuitas" en negro.
Le lleva los libros a dos negocios minoristas chicos, por los que cobra $ 350 c/u. Y a una pyme de servicios relativamente nueva, por la que cobra $ 550 mensuales.
A los $ 1.250 le descuenta su pago mensual de monotributo, imprescindible para mantener una obra social y continuar con sus aportes previsionales. Y le descuenta los viáticos que cuesta su mínima movilidad.

También le descuenta, la cantidad de sobres con cartas que envía por correo a una inmensa variedad de empleos ofrecidos. La mayoría no tiene nada que ver con su profesión. Pero prueba en todos lados. Su CV está en todos los sitios de la web que ofrecen soluciones laborales.

En la casa son cuatro los que comen, tienen los gastos del departamento, hay dos hijos adolescentes, que -aunque comprenden la situación y cuidan sus gastos- deben continuar sus estudios.

Ambos chicos estudian para ser profesionales y tener empleos dignos. Ambos chicos evitan mirar el drama de su padre. Ambos chicos y ambos padres evitan tomar conciencia que lo mismo les ocurre a millones de argentinos.

Agustín es otro desocupado más. Otro discriminado laboralmente por su edad. ¿Quiénes ejercen la discriminación? Las empresas. Esa cosa fría que llamamos empresas. Que no están dirigidas por computadoras como en "Odisea del espacio", ni por entes abstractos. Están administradas por seres humanos.

Y también existe la discriminación laboral desde el estado. Ya sea nacional, provincial o municipal. Durante 2006, encontramos en los diarios enormes avisos que, con motivo de la puesta en marcha del servicio de emergencia "911", solicitaban operadores telefónicos "menores de 45 años". La pregunta inmediata es: ¿una mujer de 52 años o un hombre de 63, están incapacitados para hablar por teléfono?

Tomemos conciencia: en nuestro país no hay una cultura de la vejez. Y ello implica considerar que después de los 45, somos todos descartables. Si el hombre se jubila a los 65 años, y la mujer a los 60, ¿cómo sobrevivimos hasta lograr la situación de jubilado? Claro. Suponiendo que hayamos hecho los aportes, que no nos pongan palos en la rueda cuando hacemos los trámites, que nos paguen lo que nos corresponde, etc. etc.

Despreciados y con la dignidad perdida. Con experiencia, profesionales o idóneos somos totalmente ignorados. Nadie se ocupa. Es el país que no queremos mirar.

¿ De qué vivimos?
O mejor dicho ¿con qué sobrevivimos?
¿ le pedimos prestado a los amigos?
¿ a los hijos si es que trabajan y pueden ayudar?
¿ Se puede vivir con tanta indignidad?
¿ Cómo solucionamos las grandes depresiones que se observan?
¿ Cómo evitamos los intentos de suicidio?
¿ No dijeron que el trabajo dignifica?
¿ Es que nadie ve lo que pasa?
¿ Las cartas de lectores de los diarios no son leídas?

Agustín no tiene respuestas. Compra el diario a la 6 de la mañana, y sale a buscar la dignidad. El sustento mínimo. Agustín no es delincuente. Ni se le pasa por la cabeza. Busca trabajo. Sólo trabajo. Honroso trabajo. Y cuando camina por las calles, por las avenidas, se pregunta: ¿cuántos de los que ve caminando a su alrededor están, también, buscando trabajo?

Agustín sabe la verdad. Cientos de miles mayores de 45 buscan trabajo en nuestra Argentina.
¿ Lo saben los funcionarios y los legisladores? No.
Los únicos que conocen la realidad, además de los Agustines, son las empresas.


Julián Bautista
Comisión Directiva
Asociación 50 a 60
www.asociacion50a60.com.ar
julian@asociacion50a60.com.ar

 

Los invito a leer: "El país que no queremos mirar". Clic aquí.

 

 

Si quiere recibir nuestros boletines periódicos, mándenos su e-mail. Podrá desuscribirse cuando quiera.
Mi e-mail es:
Si usas correos electrónicos tipo webmail, como Hotmail, Yahoo o Gmail, y querés recibir correctamente
nuestros boletines, por favor leé las instrucciones haciendo clic aquí.

 

Consultas  |   Home  |   Agregar este sitio a tus favoritos     |  Contáctenos
Políticas de Privacidad   |    Términos de uso  |  Mapa del sitio
|   Hacé de este sitio tu Página de Inicio    |   Imprimir esta página   |

__________________________________________________________________________________________________________

© Copyright  2004/2008 - Hecho el depósito que marca la ley 11.723
Todos los derechos reservados por la Asociación 50 a 60
Asociación Civil para jubilados, pensionados y mayores de 45
Personería Jurídica Res. 573/07 I.G.J.   |   República Argentina